lunes, 11 de febrero de 2013

Bella era mi cobaya. Solo tenía nueve meses cuando se fué. Mis amigas y sobre todo yo, la apreciábamos mucho. Era muy amistosa y le gustaba que le acariciasen. Lo que mas llamaba de ella la atención eran sus grandes mofletes peludos.
Me enteré que se murió cuando me lo dijeron mis padres. Ella estaba perfecta el dia anterior...pero...al ver su jaula...ella estaba boca arriba, helada...y...muerta. Espero que algún dia resucite. =(

No hay comentarios:

Publicar un comentario