martes, 1 de noviembre de 2016

RISAS

Días apagados, tenebrosos, inciertos...
Esos días en los que nada ni nadie pueden sacar sonrisas.
Días que sin razones son negros, eso no son días; son nada.
Días en los que la mente se hunde en un profundo pozo, lleno de vacíos.
Días, y más días que sencillamente no encajan o no concuerdan.
En mitad de estos "nadas" puede que aparezca ese algo que nos hace recordar que no ganamos nada decolorando estos días.
Unas veces puede ser razón de una tontería, alguna bobada o un disparate que hayamos mencionado, descubierto o escuchado.
Puede ser por algún recuerdo, de esos que divagan sin querer y te llenan de ganas para vivir la vida.
Lo que sea, ese motivo o esa razón (como queráis llamarlo) ha sacado una sonrisa, ha echo reír, ha calmado, ha transformado, ha gustado, satisfecho.

¿Por qué os hablo de esto? Tan sencillo como afirmaros que hasta en el peor de mis días termino cediéndole una sonrisa a la vida, y es que no hay día que no me ría, y es que no podría ser persona, y es que reír es tan...Ya sabéis lo que se siente; desahogarse, soltar toda la energía, dejar la mente en el aire y reír.
¿Qué sería sin esas personas que nos contagian su risa?¿Sin esos chistes malos por los que reímos por no llorar?¿Y dime, que sería de un mundo sin la carcajada de un niño? Ríe y déjate llevar, ríete de ti, de la vida, de las cosas bonitas y las no tan bonitas y sobre todo, si estás leyendo esto: Ríe.

1 comentario:

  1. Genial, dedicarle unas palabras a algo tan fantástico como la risa...Creo que todos deberíamos hacerlo.
    Me siento muy identificada con lo que dices porque es cierto que tenemos días de nubarrón emocional pero al final acabamos sonriendo aunque sea por una tontería.

    ResponderEliminar