sábado, 21 de enero de 2017

Hay que inyectarse cada día fantasía para no morir de realidad.
Le llaman vivir a sentir sin emociones, a escaparse siendo preso, a besar en un país intolerante, a viajar con pánico, a darte la mano como un gesto despreciable,a procurar que nuestros rivales sigan una buena vida, a desnudarse como arma, a enloquecer sin drogas, ...

El concepto de vivir es equívoco, las citas cursis de ésta no han servido más que para cubrir lamentos y heridas. Por suerte o no, poco a poco nos concienciamos más, estamos más cerca de llorar con rimel, de vestirnos con cualidades inexistentes, de sentirnos con la mente y dejar de mencionar el corazón, total lo único que hace es mantenernos en pie.

Dicen que vivir es libertad ¿Y qué es eso? Si no puedo transitar noches volando, si no he sentido el frío de la Antártida y el calor del Sahabhra entre plumas. Hablan de libertad tras barras de metal, sueñan y se les escapan sus palabras, ven cosas siendo ciegos y sienten sin cerebro, por esto y nada más vivir no es nuestro vivir, o si.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada